Parque de los Algarrobos

Parque los Algarrobos.
Publicado originalmente en
Espacio Público, 30-60 Cuaderno latinoamericano
de arquitectura, Córdoba – Argentina. 2015
ISBN 9789871385515
https://goo.gl/GHmvaY

Primero fue el rio, el rio no hizo otra cosa que ser rio y siguió su camino serpenteando por entre los Andes. Al encontrarse con la tierra, la tierra no hizo otra cosa que ser sino tierra, y, fértil como ella, devolvió al rio un bosque, lo pobló de pájaros y arañas, y fueron rio, tierra y bosque.

Luego llegaron el hombre y la mujer, y no hicieron otra cosa que ser humanos, y plantearon teoremas, enfrentaron guerras, escribieron libros, extrajeron piedras, se preocuparon de cada detalle del universo pero pasaron por alto un pequeño bosque.

Entonces un día llegó la arquitectura.

La arquitectura de Christine y Esteban se encuentra con la naturaleza y permite que ambas existan y se permitan ser.

El Parque de los Algarrobos tiene una extensión de 4.38 ha  y está  ubicado en el valle de Cumbayá, al este de la ciudad de Quito como parte del desarrollo del “Chaquiñán”, un tramo del antiguo ferrocarril , que es usada ahora como ruta ciclística, el nombre del rio que traviesa el parque es San Pedro.

Los lotes que lo conforman fueron alguna vez parte de la hacienda “El Mandarino”. Existen señales de extracción de material pétreo en algunas zonas, esta actividad minera modificó en parte la morfología del lugar y no es hasta el 2011 en que el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito declara estos lotes de utilidad pública para que pudiera convertirse en parque.

En la cota más alta, entre los 2.308 m y 2.260 m se desarrolla la primera parte del proyecto, de la cual, la etapa que se construyó fue únicamente la primera en la que se incluye el pabellón de ingreso, plaza mirador con cafetería, servicios higiénicos, bahía de vehículos y estacionamientos de bicicletas. La segunda parte es la reserva ecológica, va de la cota 2.260 m a la 2.250 m y lo compone un circuito de senderos y espacios de contemplación en medio de los árboles, está previsto en la segunda etapa, la construcción de módulos de descanso, una plataforma mirador hacia el rio y el centro de interpretación. Al poseer una gran variedad de especies vegetales, el proyecto entero tiene fines pedagógicos, además de buscar que los visitantes puedan tener un espacio natural para el disfrute y el encuentro. Este contexto lleva a que el proyecto tenga una postura muy clara con respecto a la manera de intervenir lo natural.

La crítica, que ama clasificar y etiquetar, dice que en la arquitectura caben, como formas básicas, determinadas tipologías y determinadas soluciones espaciales, y no se pude negar, por ejemplo, que en ocasiones el arquitecto no solo soluciona problemas, en ocasiones propone y en otras dialoga. Ahora, estamos ante un buen ejemplo de arquitectura que encontró el modo de dialogar con el entorno y el usuario, usando varias estrategias, entre ellas la de la intervención mínima. Como en un buen diálogo, hallamos en el proyecto sostenida tensión con la naturaleza y quien la recorre (todo parece natural, bifurcar para crear interés, esperar para luego continuar) y originalidad (al andar mucho se percibe como nuevo) de una manera estupenda.

Así mismo, lo pragmático, aparece en los senderos que fluyen y en la elección de los espacios de estar, en las decisiones imperceptibles pero efectivas como por ejemplo limpiar para definir un sendero, o simplemente utilizar senderos existentes. Lo pragmático desde la elección del sitio para instaurar la plaza mirador, se trata de un lugar para reunir a la gente, para convocar. El dialogo arquitectónico se torna en momentos complejo e interesante al tratar de entender el espacio, como la adaptación del proyecto a la topografía, en la disposición de las rampas para salvar los niveles, y en el cambio de piso en las transiciones entre arquitectura y lugar, para conseguir que el mensaje sea unitario y conciliador.

De esa necesidad de tensión e interés se deriva una suma de procedimientos, formas de intervención clara (reconocibles) y formas de intervención intensas (juego de elementos). Las intervenciones claras nos dejan ver a la vegetación invadiendo la arquitectura y no al revés. Al volumen construido como refugio que convoca, el diseño del mobiliario como lenguaje unificador. Las intervenciones intensas por el contrario elevan la cubierta del volumen y la proyecta al paisaje para hacerla aparecer como un elemento de orden. Usa la plaza mirador para separar los dos volúmenes con el fin de marcar el ingreso y hacer aparecer el bosque.

Y sin embargo en esta conversación, la tarea de Christine y Esteban es de modestia, ambos, de antemano, se resignan a un lugar secundario, (cuando no ocurre así estamos frente a una falsa arquitectura). Refiriéndome a la arquitectura y los senderos, los autores no hacen otra cosa que abrir caminos y señalar, su presencia se limita a resaltar el entorno natural. Pero leyendo entre líneas nos damos cuenta pronto que esta es una modestia que no está libre de malicia, que tiene mucho de cazador. Su arquitectura, abraza, captura, limita, define. Tienen artimañas sutiles para conducir al caminante a perderse, a sentarse a descansar, los invitan a subir y a elegir. Tienen la habilidad de guardarse la sorpresa hasta el final.

La clave de por qué pesa tanto la posición que adoptan los arquitectos sobre la calidad del resultado final se encuentra en la cadena de decisiones, del paradigma de posibilidades, los lingüistas lo llaman eje paradigmático. Ante cada decisión aparece un nuevo enlace, encontrar el enlace es el arte, poco puede hacer aquí la técnica. En el Parque los Algarrobos las decisiones no son inconexas, al contrario, el eje guía del proyecto es su virtud y se ponen de manifiesto al andar. El andar fluye animadamente sin plan trazado y toma diferentes direcciones. Lo que pudiera descubrirse en rigor constructivo o arquitectónico, se complementa en espontaneidad y sobre todo en la capacidad de generar sorpresa.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s